Cinco formas de maximizar la autonomía de tu VE

Tiempo de lectura 3 minSostenibilidad
La autonomía de los vehículos eléctricos (VE) mejora constantemente. En solo una década, la autonomía media ha pasado de 120 km a 418 km.
Compartir este mensaje

Aun así, hay que hacer que cada carga cuente, y eso significa cuidar correctamente de nuestro VE. Gracias a los consejos que proponemos en este blog, podrás decir adiós a la ansiedad por la autonomía y salir a la carretera con total confianza.

Cuida la batería

Un VE con una batería deteriorada no podrá llevarnos tan lejos. Para garantizar una salud óptima de la batería, recomendamos seguir dos buenas prácticas. La primera consiste en evitar subidas o bajadas extremas en su estado de carga. Si siempre dejas que la batería se agote hasta el 0%, o recargas constantemente hasta el 100%, la batería se degradará más rápidamente y la autonomía del vehículo se verá afectada por ello. Lo mejor es que tu VE se mantenga entre el 10% y el 90% de la carga, y que únicamente lo recargues al 100% en preparación de viajes especialmente largos.

Nuestro segundo consejo es utilizar los cargadores rápidos con moderación. Si recurres a ellos con demasiada frecuencia, la capacidad de la batería se degradará y también correrá el riesgo de sobrecalentamiento, algo que, en casos extremos, podría dar lugar incluso a incendios. Un estudio realizado por KIA ha revelado que ocho años de carga estándar suponen a la larga un 10% más de capacidad de la batería que ocho años de carga rápida. Esto no significa que no debas usar nunca los cargadores rápidos: estos siguen siendo increíblemente útiles. Sin embargo, no hay que pensar que se pueden utilizar todo el tiempo sin repercusiones para la batería.

 

Ojo a las temperaturas

El rendimiento de los vehículos eléctricos es mejor entre 20 y 30 grados centígrados. Si la temperatura supera los 30, debes evitar dejar tu coche expuesto a la luz directa del sol; en lugar de ello, intenta encontrar un lugar con sombra. Las baterías de iones de litio tampoco soportan el frío: dejar el coche a la intemperie a temperaturas bajo cero afectará negativamente a la autonomía de tu VE.

Un clima frío implica también un mayor uso de la calefacción en el interior del vehículo. Cuanto más optes por poner la calefacción, más se verá afectada la autonomía de tu coche eléctrico. Si conduces solo, resulta más rentable calentar tu asiento o el volante que calentar todo el habitáculo. Prueba con algunas variantes y comprueba cuál es la que mejor te funciona.

Al conducir, cuidado

Este es un buen consejo para conductores de cualquier tipo de vehículo, no solo eléctricos. La conducción precipitada no solo pone en peligro a los demás usuarios de la carretera, sino que también pone en riesgo la batería de tu VE. Esto es particularmente cierto cuando hablamos de aceleración. Si bien es comprensible la tentación de llevar un vehículo eléctrico al límite (por la rapidez y suavidad con que alcanzan la velocidad máxima), no hay que olvidar que conviene conducir con suavidad. Pisar demasiado el acelerador afectará a la autonomía, especialmente en autopista.

Una solución adecuada consiste en utilizar el piloto automático o el control de crucero cuando se viaja a altas velocidades; te sorprenderá lo mucho que pueden ampliar su autonomía de esta manera.

 

Comprueba la presión de los neumáticos y la alineación de las ruedas

Unos neumáticos poco inflados pueden suponer un descenso del 0,2% en el kilometraje por cada psi por debajo de la presión sugerida para los neumáticos. Además, si no inflas los neumáticos lo suficiente, te verás obligado a sustituirlos antes. Al mismo tiempo, vigila la alineación de las ruedas. Si notas que el coche se desvía en una u otra dirección, llévalo a un mecánico lo antes posible. Una alineación incorrecta puede reducir la autonomía de tu vehículo eléctrico hasta en un 10%.

Como en cualquier vehículo, el exceso de peso en un VE reduce la autonomía. Esto significa que hay que evitar elementos como las bacas, ya que afectan en gran medida a la aerodinámica del vehículo y no contribuyen a la autonomía. Si guardas objetos pesados en el coche, como bolsas o equipamiento, valora antes del desplazamiento si son realmente imprescindibles. Con el tiempo, todas estas pequeñas acciones acaban marcando la diferencia.

Publicado el 18 de octubre de 2022
¿Te resultó útil este artículo

18 de octubre de 2022
Compartir este mensaje

Artículos relacionados

Sostenibilidad
Puntos de carga públicos: lo que debes hacer... y lo que no15 noviembre 2022 - Tiempo de lectura 2 minArrowRight
Gestión de Flotas
¿Te llevas tu VE de vacaciones? Lee nuestros consejos, trucos y anécdotas21 julio 2022 - Tiempo de lectura 4 minArrowRight
Sostenibilidad
Amplía la autonomía de tu VE para tus viajes de verano29 julio 2021 - Tiempo de lectura 3 minArrowRight