Más seguridad en las incorporaciones

Tiempo de lectura 3 minSeguridad
Giros, cambios de carril, incorporaciones, son maniobras de especial riesgo, que fluyen en movimiento y desde el asiento del conductor, en cuestión de segundos, sin que tengamos más oportunidad de comunicarnos con el resto de usuarios de la vía que a través de indicadores de dirección, conocidos como “los intermitentes”.
Compartir este mensaje

Son los mejores aliados para avisar a los demás de nuestra intención y usarlos de manera adecuada y anticipada evita accidentes y mejora la seguridad y convivencia entre los diferentes actores de la vía.

Siempre se insiste en la importancia de adecuar la velocidad y la conducción a las circunstancias del tráfico y la carretera, pero para que esto ocurra en condiciones óptimas es igual de importante comunicarse adecuadamente con los demás para que tanto unos como otros conozcan lo que va a ocurrir y se preparen para ello.

¿Sabías que el Reglamento General de Circulación indica que una maniobra de giro, cambio de sentido o adelantamiento no puede efectuarse “sin advertir al resto de los usuarios sin la antelación suficiente y sin las señales preceptivas”?

Tal comportamiento se califica como una infracción grave sancionada con multa de 200€, que podrí ser incrementada un 30% en función de su gravedad, trascendencia y antecedentes del conductor y llevar aparejado la retirada de hasta 4 puntos. Además de su inclusión en el Registro de conductores e infracciones.

Los intermitentes pues no son un instrumento baladí, suponen nuestra voz al volante y para cerciorarnos de que nos escuchan bien debemos hacerlos parpadear unos segundos antes de realizar cada acción.

Incorporaciones

En el primer caso el conductor parte de cero, inmóvil, por lo que lo primero es cerciorarse de que la vía está despejada y nuestra maniobra de acceso a la vía puede realizarse en tiempo sin entorpecer a los demás vehículos que ya circulan por ella.

Incorpórate en 3 pasos:

  1. Activa el intermitente
  2. Revisa que la vía está libre
  3. Espera al mejor momento para el acceso, cediendo el paso a los vehículos que circulen por la vía.

Usando primero el intermitente no sólo te preparas tú, también ayudarás a los demás a tomar decisiones y adecuar su conducción, facilitándote la incorporación, si es posible, moviéndose al carril contiguo.

En el segundo, el conductor no parte de cero pero su velocidad sigue siendo menor que la del resto de usuarios de la vía a la que pretende acceder, por lo que las premisas son las mismas, llevándose a cabo al principio del carril de aceleración, teniendo incluso que detener el vehículo en caso de que la maniobra entrañe peligro. Acelerando a continuación hasta alcanzar la velocidad adecuada al final del carril de aceleración para incorporarse a la circulación de la calzada.

Rotondas

En las rotondas los intermitentes son idóneos para avisar sobre tu intención de salir de la plaza giratoria, tanto para el conductor que está esperando a entrar en ella como para el conductor que conduce detrás que no tiene que frenar de manera repentina. O en caso de cambiar de carril dentro de la rotonda.

Sal de la rotonda en 3 pasos:

  1. Posiciónate en el carril derecho con tiempo, si no puedes, da otra vuelta
  2. Activa el intermitente para indicar la salida
  3. Adecúa si es necesario tu velocidad para avanzar hacia la vía a la que se pretende acceder

Giros y Cambios de Sentido: son muy peligrosos porque se circula más rápido.

La clave está en activar los intermitentes antes de reducir la velocidad. Si frenamos antes y avisamos después asustaremos al conductor de detrás, impidiéndole mantener las distancias, todo ello sumado a la velocidad puede convertir la maniobra en un choque perfecto. Si el giro implica un cambio de sentido es fundamental interceptar la vía en el menor tiempo posible, absteniéndonos de realizar la maniobra en caso de que no exista visibilidad suficiente para hacerlo o la maniobra entrañe peligro u obstaculice a otros usuarios de la vía.

Gira en 3 pasos:

  1. Activa el intermitente
  2. Frena para adecuar la velocidad
  3. Cerciórate de que la velocidad y la distancia de los vehículos que están en el sentido contrario son suficientes para realizar el giro sin peligro.

Cambio de carril

Un desplazamiento lateral sin señalizar puede suponer un problema a los usuarios de la vía, sobre todo para motoristas y demás vehículos ligeros, como bicis o patinetes. Si avisas a través de los intermitentes el que va detrás puede mantener la separación para facilitarte tu maniobra.

Cambia de carril en 3 pasos:

  1. Activa el intermitente
  2. Asegúrate de que el carril está libre y hay tiempo para completar la maniobra
  3. Si no respeta la prioridad y espera el momento propicio
Publicado el 15 de octubre de 2021

Saber más conductorConsejos de conducción
15 de octubre de 2021
Compartir este mensaje

Artículos relacionados

SeguridadLa marcha atrás, la maniobra más penalizada28 octubre - Tiempo de lectura 3 minArrowRight
SeguridadUn Stop no es un ceda el paso26 octubre - Tiempo de lectura 3 minArrowRight
SeguridadAlexa para coches02 febrero - Tiempo de lectura 3 minArrowRight