Tu flota de coches como oficina de tus empleados

16 de marzo de 2020

Tras Internet y los teléfonos inteligentes, la revolución tecnológica que vivimos actualmente se ha centrado en dotar de conectividad y funciones “inteligentes” a objetos cotidianos, como los vehículos.

En este sentido, una de las metas más ambiciosas de dicha revolución en el ámbito de la automoción es la creación de vehículos autónomos, que no requieran de conductor para circular. Aunque aún pasarán algunos años hasta que este objetivo se convierta en realidad, las investigaciones que algunas compañías del sector llevan años realizando nos permiten disfrutar ya de numerosos avances que hacen de la conducción una experiencia más segura y eficiente, como:

  • Vehículos con conexión a Internet
  • Vehículos con control automático de la velocidad o control de velocidad de crucero
  • Vehículos que realizan solos las maniobras de aparcamiento

¿En qué afectan estos avances a tu negocio?

Los coches conectados permiten al conductor mucho más que conectar su teléfono al coche para realizar llamadas, enchufar un USB para escuchar su lista de reproducción preferida mientras conduce o aparcar en los huecos más difíciles. Los últimos avances hacen posible que los vehículos se conecten entre ellos o incluso a alguna infraestructura, ciudad o empresa, intercambiando datos en tiempo real y permitiendo al usuario beneficiarse de ventajas como:

  • Llamada automáticamente a los servicios de emergencia en caso de accidente de gravedad (sistema e-call)
  • Información detallada sobre los hábitos de conducción del conductor, que permita identificar áreas de mejora al gestor de flota
  • Toma de medidas concretas para ahorrar en combustible, reducir la siniestralidad o mejorar la movilidad de su flota

Suena mucho más serio, ¿verdad? Estas funcionalidades, además de hacer más fácil y cómoda la conducción, también son una herramienta ideal para ayudar a reducir el Coste Total de Movilidad de la flota de vehículos de tu empresa. ¿La clave para conseguirlo?: el flujo de información entre el vehículo y la empresa.

Gracias a una recopilación constante de datos, el gestor de flota junto a su asesor comercial de soluciones de movilidad pueden identificar y mejorar aspectos como el consumo, la siniestralidad y la operativa diaria de una flota de conductores.