Coches Eco, una inversión segura y durable para tu flota

Tiempo de lectura 6 minSostenibilidad
Los vehículos ECO aportan una interesante solución a las flotas de vehículos de empresa, ya que les permiten afrontar la transición tecnológica de manera más pausada pero igualmente efectiva a la hora de reducir inversión, emisiones y, consecuentemente, su huella de carbono.
Compartir este mensaje

Los vehículos ECO suponen un paso intermedio entre la tradicional movilidad impulsada por motores de combustión interna y la nueva movilidad que representan mayoritariamente los vehículos eléctricos. Un paso intermedio que para las flotas de vehículos de empresa representa una más que interesante oportunidad para efectuar la transición tecnológica de los combustibles fósiles a la energía eléctrica de forma más pausada, con menor inversión, mayor rentabilidad y reduciendo a la vez de forma notable su huella de emisiones de carbono.

Según la actual normativa, todos los vehículos híbridos que sean no enchufables o aquellos que siéndolo dispongan de al menos 40 km de autonomía eléctrica son considerados como vehículos ECO, junto con aquellos vehículos que puedan funcionar impulsados por motores de gas (GNC, GLP, etanol, metano,…). Con la normativa actual en la mano, cualquier vehículo que disponga de una pequeña batería eléctrica que permita circular durante al menos 40 kilómetros en modo completamente eléctrico a un coche puede ser declarado vehículo ECO. Esto significa que quedaría exento del pago del impuesto de matriculación, que obtendría hasta un 75 por ciento de bonificación en el impuesto de circulación en las localidades que así lo consideran, y que tendrían acceso a circular por las zonas restringidas para vehículos de bajas emisiones. Lo que supone que, por ejemplo, en el caso de Madrid incluso tendrían acceso a la zona interior limitada por la M30 cuando se activan las restricciones al tráfico, al igual que podrían aparcar en superficie en aquellas zonas donde el resto de los vehículos lo tienen prohibido. 

Con respecto a los vehículos CERO, apenas les separa el poder utilizar en todo momento los carriles destinados a Vehículos de Alta Ocupación (VAO), como el de la A6 en Madrid, o poder estacionar el coche sin coste alguno en las zonas SER.

La actual clasificación medioambiental de la Dirección General de Tráfico distingue claramente entre vehículos CERO emisiones y vehículos ECO. A cada uno de ellos les otorga una pegatina identificativa diferente, aunque desde su arranque este sistema no ha estado exento de polémica, precisamente en lo que se refiere a qué vehículos son considerados ECO. Ello se debe a la aparición de los llamados vehículos de baja hibridación, microhíbridos o mild-hybrid.

Los vehículos mild-hybrids

Los fabricantes de automóviles han encontrado una solución que permite que vehículos con motores diesel o gasolina se igualen a los híbridos no enchufables. Son vehículos dotados con un pequeño motor eléctrico que obtiene su energía de una batería que aporta la suficiente energía eléctrica como para que el vehículo pueda desplazarse en modo cero emisiones durante al menos 40 kilómetros. El motor eléctrico sirve de apoyo al motor de combustión en los momentos más exigentes, especialmente al arrancar el coche y al acelerar, lo que evita que el motor de combustión realice importantes esfuerzos que son los que provocan el mayor volumen de emisiones.

Gracias al comodín de la microhibridación, muchos coches, en especial los de mayor cilindrada, tamaño y peso han podido recibir el tan codiciado distintivo ECO y disfrutar de todas las ventajas comentadas, mientras que otros modelos con motores de combustión Euro6 de menor tamaño, peso y con emisiones claramente inferiores a los mild-hybrids son encuadrados en el grupo B, por carecer de impulsión eléctrica.

Esta situación ha permitido que muchas flotas de vehículos de empresa puedan disponer de unidades dotadas con esta tecnología. Gracias a ellas, disponen de vehículos de mayor tamaño, capacidad y prestaciones que facilitan la labor de la flota permitiéndolas operar en el centro de las ciudades en zonas restringidas al tráfico por razones medioambientales además de acceder a los beneficios y ventajas antes mencionados. Además, el precio de adquisición de estos modelos es netamente inferior al de los vehículos eléctricos e híbridos enchufables, lo que también permite a las flotas mejorar sus ratios de rentabilidad.  

Tanto el Gobierno como la Dirección General de Tráfico anunciaron tiempo atrás que están estudiando la posible modificación de la normativa mediante la cual los vehículos son clasificados en una u otra categoría medioambiental. Una situación que ha creado ciertas reticencias en las flotas de vehículos de empresa a la hora de incorporar este tipo de vehículos. 

Según el director general de Tráfico, Pere Navarro “es cierto que salen al mercado nuevas soluciones que obligan a hacer ajustes en la clasificación, pero esto no significa que haya que hacer un cambio drástico en el etiquetado, simplemente algunos ajustes. Lo que nosotros estamos intentando es buscar el consenso y llegar a acuerdos con todas las partes implicadas”. 

Navarro confirmó que actualmente se está discutiendo sobre este asunto: “Nosotros, desde la DGT tenemos una posición neutra en este tema. Hacemos un papel mediador”, aunque para Pere Navarro, “España no tiene actualmente un problema de etiquetas”. 

Ventajas del vehículo ECO

Como gestor de flota puedes por tanto pensar en incorporar los actuales vehículos ECO sin ningún tipo de temor. Primero de todo, porque, pase lo que pase, las modificaciones a la normativa no pueden tener un carácter retroactivo, esto significa que todas las unidades matriculadas e integradas en la misma mantendrán el actual distintivo ECO sin problemas de continuidad, dado que esa será su clasificación hasta que el vehículo se dé de baja. En segundo lugar, porque los objetivos que persigues de reducción de consumos y de la huella de carbono de la flota estarán a tu alcance con este tipo de modelos, pues tanto los híbridos como los vehículos impulsados por gas ofrecen importantes reducciones sobre los consumos convencionales, así como cifras de emisiones notablemente inferiores con respecto a modelos equivalente gasolina o diésel.

Otra de las ventajas que añaden los vehículos ECO es, por lo general, la de la mayor autonomía y rangos de uso que permiten, dado que las baterías de los híbridos convencionales y de los mild hybrid no precisan de conexión a ningún punto de carga para recuperar los niveles de energía almacenada, y su uso combinado con el motor de combustión interna permite a este ofrecer menores consumos de combustible. En cuanto a los vehículos que utilizan los distintos tipos de gas vehicular, especialmente los que utilizan GNC y GLP, prácticamente añaden un 50 por ciento más de autonomía con respecto a los modelos equivalentes diésel o gasolina. 

ECO: Ahorro económico considerable

También tiene una importante repercusión económica. Tanto los vehículos eléctricos como los híbridos enchufables, los del grupo Cero, tienen unos costes de adquisición notablemente más elevados que los vehículos gasolina o diésel equivalentes (por lo general son de un 30 a un 40 por ciento más caros, sin contar con las ayudas gubernamentales) . Por el contrario, los vehículos del grupo ECO ya se venden a precios realmente competitivos si los comparamos con los diésel o gasolina equivalentes. Un híbrido convencional o un mild Hybryd cuesta poco más que un diésel equivalente, mientras que los vehículos impulsados por GNC o GLP se venden a precios que se encuentran en muchas ocasiones entre los de las versiones gasolina y diésel de la que derivan. 

Además hay que contar los importantes ahorros que su uso reporta. Recorrer 100 km con un coche impulsado por GNC o GLP cuesta aproximadamente un tercio de lo que cuesta el combustible de los gasolina y aproximadamente la mitad que hacerlo en un diésel.

En resumen, si estas pensando en renovar tu flota y aún no tienes la suficiente confianza en lo que tanto los vehículos eléctricos como los híbridos enchufables pueden ofrecertehufables pueden aportar a la movilidad de tu empresa, optar por vehículos ECO en lugar de por vehículos cero emisiones puede ser un paso intermedio en el camino de la transición tecnológica que, sí o sí  vas a tener que realizar en la misma. Y esos 4 a 5 años que transcurrirán antes de que tu flota vuelva a plantearse la renovación de los modelos presentes en ella es tiempo más que suficiente para que el acelerado desarrollo que los vehículos del grupo Cero están teniendo les permita ofrecerte lo que realmente necesitas.

Publicado el 23 de noviembre de 2021

Saber más sostenibilidadmovilidad
23 de noviembre de 2021
Compartir este mensaje

Artículos relacionados

SostenibilidadRenting y cuidado medioambiental: cifras que hablan16 septiembre - Tiempo de lectura 3 minArrowRight
SostenibilidadLos coches híbridos y eléctricos más vendidos en España en 202020 abril - Tiempo de lectura 2 minArrowRight
SostenibilidadDi lo que piensas en un mundo más verde27 octubre 2020 - Tiempo de lectura 3 minArrowRight