LeasePlan aboga por una mayor formación y cuidado al volante en la Semana Mundial de la Seguridad Vial

Dos tercios de los costes de siniestralidad del vehículo de empresa están asociados a los daños propios

Con motivo de la Semana Mundial de la Seguridad Vial, que se celebra del 17 al 23 de este mes, LeasePlan España ha dado a conocer su último estudio realizado sobre la siniestralidad y el vehículo de empresa. En este sentido, la organización líder en Caas (Car as a Service) aboga por una mayor formación y cuidado al volante. Dicho informe determina que dos tercios de los costes de siniestralidad del vehículo están asociados a los daños propios, mientras que los daños que las aseguradoras deben costear relacionados con la responsabilidad frente a terceros se sitúan en un tercio.

Por otro lado, el vehículo de empresa, dentro del segmento de antigüedad de 0-4 años, consume un tercio más de kilómetros que un vehículo particular. Si el kilometraje medio contratado se sitúa en torno a los 30.000 km/año, los turismos ajenos al renting no alcanzan los 19.689 km/año (según datos de la ITV). Así, a mayor consumo de kilómetros mayor probabilidad de tener un accidente, si bien la proporción no es lineal. Los vehículos que consumen el doble de kilómetros solo tienen un 22% más de accidentes de tráfico y un 48% más de partes de daños propios.

El riesgo no está tan relacionado con los kilómetros recorridos sino con las maniobras a las que el conductor se encuentra sometido. Por ejemplo, si realiza 40 kilómetros diarios para trasladarse a su trabajo y dos maniobras de estacionamiento, tiene casi el mismo riesgo que el que realiza 80 kilómetros de desplazamiento y las mismas maniobras de estacionamiento. Precisamente, las maniobras de estacionamiento son una de las principales causas de daños al vehículo y a terceros.  Otra evidencia clara es la siniestralidad en función del valor del vehículo: coches caros es igual a reparaciones más caras. Ahora bien, los coches caros registran menor número de accidentes. Así, por ejemplo, el estudio señala que un vehículo con de valor medio de 34.000 euros tendrá un coste de los daños que apenas supondrá un 7% más. También, tendrá un 8% menos de accidentes de tráfico, y un 15% menos de daños al vehículo durante el contrato de renting. Los coches más caros, además de tener menos partes, registran menos accidentes con personas lesionadas. Si un coche de 16.000 euros genera un 15% de accidentes con lesiones, uno de 24.000€ tiene una ratio del 12% reduciendo el coche de 34.000€ la cifra al 10%. 

Hay que tener en cuenta que el vehículo de mayor valor contiene más asistentes de ayuda para la conducción (ADAS). Pero, también, es importante destacar el uso más intensivo y de riesgo de un vehículo de menor valor, expuesto a unas circunstancias de tráfico y desplazamientos de mayor peligrosidad, lo que en la jerga pericial se conoce como un vehículo más de batalla. Así, la actividad a la que está sujeta un vehículo es la que identifica las situaciones de riesgo. Precisamente, es este uno de los cometidos más importantes para LeasePlan, que pone a disposición de sus clientes la estrategia SafePlan Zero, cuyo objetivo es facilitar todo tipo de herramientas a sus clientes para evitar accidentes: desde paquetes formativos a informaciones sobre buenas prácticas.

Por otro lado, tenemos acreditado que la actividad realizada por los turismos tiene un menor riesgo que los vehículos comerciales ligeros (LCV) y estos, a su vez, mejoran respecto a los que se dedican a la actividad de distribución y transporte, siendo la más penalizada la del reparto de última milla. Un LCV (Light commercial vehicle) tiene un 20% más de riesgo de sufrir un accidente que un turismo. Además, los vehículos dedicados a la distribución y transporte incrementan el riesgo respecto del turismo en un 100%, y el reparto de última milla genera casi seis veces más accidentes de tráfico y supone cinco veces más el riesgo de daños personales.

En palabras del responsable de seguridad vial de LeasePlan España, Fernando Cisneros, “es evidente que tenemos que ayudar a nuestros clientes a comprender el alto riesgo que está generando esta actividad y conseguir reducir los datos de siniestralidad”. La principal estrategia de LeasePlan está alineada con los objetivos de la declaración de Estocolmo y la estrategia 2021-2030, reduciendo a la mitad en diez años las consecuencias fatales y lesiones graves para alcanzar el cero en 2050.

La madurez de LeasePlan en el conocimiento sobre los accidentes y reparaciones de su flota (desde el año 2003 se remontan las bases de datos estructuradas) le permiten tener una visión sobre la siniestralidad y el coche de empresa con un acertado diagnóstico.  ** **

18 de mayo de 2021
Compartir este mensaje