Cinco claves para ahorrar combustible en los desplazamientos de Semana Santa

11 de abril de 2019

Son muchos los factores externos que inciden en la fluctuación del precio del combustible. A diferencia de estos, que el conductor no puede controlar, existen otros que sí y que, además, permiten incrementar la eficiencia del coche e, incluso, reducir el gasto en combustible. Algunos ejemplos son practicar un modo de conducción eficiente o tener el vehículo en unas correctas condiciones de mantenimiento antes de salir en carretera.

 

En vista de la operación salida de Semana Santa, LeasePlan recomienda seguir unas sencillas pautas que permiten al conductor ahorrar, en conjunto, hasta un 25% en combustible y, además, contaminar menos en sus desplazamientos:

Utilizar el control de crucero
Usar el control de crucero en tramos largos de conducción por autopista, permite ahorrar
combustible porque contribuye a que el coche se mantenga a una velocidad constante. Sin embargo, esta eficiencia se pierde al tratar de mantener la velocidad en pendientes pronunciadas. En terreno montañoso, es mejor desactivarlo.

Emplear la marcha correcta
Cuanto más larga sea la marcha con la que se circula, menor será la velocidad del motor,
lo que puede mejorar la eficiencia del combustible. Cambiar a una marcha más larga, fuerza menos el motor. Pero es preciso hacerlo a su debido tiempo, cuando se inicie la marcha o al acelerar, y siempre sin llegar a la zona roja del cuentarrevoluciones.


Ruedas con presión adecuada
Con la presión correcta en las ruedas se puede mejorar la autonomía del coche una media de un 0,6% (hasta un 3%). Los neumáticos desinflados pueden disminuir dicha autonomía un 0,3% por cada caída de 0,1 kg/cm2 en la presión media de todos los neumáticos. Se puede comprobar la presión correcta en el interior de la puerta del conductor o en el manual del vehículo.



¡Anticípate!
Es importante anticiparse cuando se conduce. Por ejemplo, reducir la velocidad un poco antes para dejar que el semáforo cambie en lugar de detenerse por completo, o acelerar un poco antes de iniciar una cuesta. Asimismo, es recomendable dejar una amplia distancia entre nuestro coche y el de enfrente para tener tiempo de frenar de manera uniforme.

Ventanilla o aire acondicionado
¿Utilizar las ventanillas o el aire acondicionado (A/A) para refrescar el vehículo en verano? ¿Quién no ha participado en este debate alguna vez? Por fin hay respuesta: existe un momento y un lugar idóneo para usar una u otra opción.

Llevar encendido el A/A del coche es la principal causa de una mala gestión del combustible cuando hace calor. Su efecto depende de varios factores, como la temperatura exterior o la humedad e intensidad del sol. En condiciones de calor extremo, el A/A puede reducir la eficiencia del combustible del vehículo en más de un 25%, sobre todo en trayectos cortos, así que es mejor limitar su utilización a velocidades de autopista.

No obstante, conducir con las ventanillas bajadas puede reducir también la eficiencia del combustible y aumentar la resistencia del viento, haciendo que el vehículo emplee más energía para avanzar. Por tanto, hay que bajar las ventanillas solo cuando se circule a velocidad reducida.