Empresas sostenibles: las 5 claves

Tiempo de lectura 5 minSostenibilidad
Cada vez son más las empresas que apuestan por la sostenibilidad y no escatiman en esfuerzos y recursos orientados al cuidado del medio ambiente. De esta manera se logra frenar el impacto de su actividad y se consiguen unas mejores condiciones de vida para todos los que habitamos el planeta y generaciones venideras.
Compartir este mensaje

Necesidad de la empresa sostenible

Para formar parte de la revolución sostenible resulta clave fijarse en tres aspectos fundamentales: el factor económico, el social y el medioambiental. Un plan de sostenibilidad que aporte valor para la organización y la sociedad tiene que contemplar líneas de actuación en todos estos aspectos, que a su vez deben estar apoyados en la transparencia. 

La apuesta por la mejora continua y el compromiso con la comunidad son dos de los pilares que sostienen el desarrollo sostenible. Y todo ello con la vista puesta en los ODS de cara a 2030, que empujan a las empresas a apostar por un modelo de negocio que satisfaga las necesidades presentes sin comprometer las de las futuras generaciones. 

Dentro de las claves par construir una empresa sostenible encontramos las siguientes:

  1. Desarrollo sostenible para lograr el éxito empresarial

    El cambio climático es una realidad que ha comenzado a afectar a todos los aspectos relacionados con nuestra vida. Las empresas son uno de los agentes que deben contribuir al bienestar social en función de las limitaciones que vaya marcando el cambio climático.  En los últimos años la mayor parte de las organizaciones han comenzado a priorizar los aspectos relacionados con el cuidado medioambiental. Se trata no solo de contribuir a la cultura del desarrollo sostenible, sino de ayudar a mejorar el entorno en el que operan y cuidar de las necesidades futuras del planeta. 

    Este comportamiento aporta, además de un claro beneficio medioambiental, una rentabilidad para la empresa. No solo mejora su imagen y reputación, sino que también reduce costes, atrae a nuevos inversores, mejora el clima laboral y se convierte en una mejor oportunidad de negocio.

  2. La empresa desde una perspectiva social

    Para implementar una estrategia de sostenibilidad rentable la empresa debe entender los desafíos a los que se enfrenta. El éxito de las organizaciones pasa por la forma en la que se respetan a las personas, las comunidades y el entorno, lo que hace inviable que las compañías tengan conductas nocivas para el planeta.

    La estrategia de negocios de la compañía debe incorporar una perspectiva social, donde prime la coherencia y la constancia. De esta manera, las organizaciones pueden provocar impactos positivos a través de las actividades de cada punto de la cadena de valor. El hecho de que las compañías añadan una dimensión social a su valor diferencial convierte el impacto social en uno de los aspectos clave de la estrategia. 

    En este sentido, cada vez son más las empresas que optan por decisiones medioambientalmente responsables, como establecer una flota de emisiones cero. Este impulso a la movilidad sostenible no solo está motivado por normativas cada vez más exigentes, sino que es entendido dentro de la responsabilidad social corporativa de la asociación. Un compromiso individual que busca una reducción de las emisiones de CO2 bajo el convencimiento de que cualquier acción de carácter sostenible contribuye a avanzar hacia un horizonte común en el que todos nos vemos beneficiados. 

  3. Estrategia de sostenibilidad

    Una estrategia de sostenibilidad adecuada pasa por la necesidad de que la empresa genere impactos positivos en aquellas cuestiones que, por las características intrínsecas de la propia organización o de los servicios que ofrece, se generan tanto a nivel ambiental como social. Para ello se necesita liderazgo en la dirección

    Para desarrollar una cultura de la sostenibilidad es necesario que los empleados interioricen sus valores y la conveniencia de economizar recursos energéticos, aprovechar los recursos cercanos, implementar los principios de la economía circular y gestionar ecológicamente los desplazamientos, entre otras medidas. El objetivo es complementar estrategias, ya que la sostenibilidad es una fórmula integral que debe implicar a toda la estructura organizativa.

  4. Priorizar los ODS

    Los Objetivos de Desarrollo Sostenible proponen diferentes retos que tienen a la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático como centro. Los ODS deben ser una guía, una hoja de ruta que permita a las organizaciones identificar si su impacto social, económico y medioambiental genera valor a la sociedad. 

    Por tanto, en la estrategia de sostenibilidad de la compañía es necesario establecer qué ODS se van a tomar como metas, una de ellas más rápida y eficaz es sin duda apostar por el renting de vehículos. Sin embargo, es necesario que la organización sea realista y establezca unos objetivos acordes a las medidas que es capaz de implantar. De esta manera, conseguirá fortalecer su reputación y las relaciones con sus grupos de interés.

  5. Planteamiento de proyectos

    Los proyectos de la compañía se deben estructurar en función de su impacto y su meta, realizando un ajuste con el cumplimiento de los ODS e impulsando acciones que deben estar dirigidas a mejorar la sostenibilidad de la organización. 

    Para que un proyecto tenga éxito debe seguir un propósito y tener definidos cuáles son los resultados a alcanzar y las acciones requeridas para ello. Lo ideal es que todas las acciones estén ajustadas a algunas de las metas de los ODS. La unión del equipo y la cohesión a través de criterios comunes conseguirán impulsar la estrategia. De igual manera, una empresa no puede ser sostenible si todos los agentes que forman parte de ella no se encuentran comprometidos con los objetivos de sostenibilidad.

Formas de conseguir una empresa ecológica

Implantar una estrategia de sostenibilidad es rentable. Supone ser consciente de la cantidad de recursos que se consumen y conocer los puntos más eficaces de la cadena de valor. Todo ello hace probable un aumento de las ventas, dado que cada vez más personas se consideran responsables y enfocan sus decisiones de compra hacia empresas sostenibles. 

Para conseguir una empresa ecológica desde la obtención de materias primas hasta la distribución y logística contratando con empresas por ejemplo que usen vehículos eléctricos en modo renting, es algo que  hay que planificar desde ya los objetivos y las acciones que se van a llevar a cabo. Y a la vez motivar a los empleados y promover la sostenibilidad como parte de la filosofía empresarial. Este reto se puede conseguir con campañas de concienciación y premios al compromiso, con el fin de lograr acciones que supongan un beneficio directo al medio ambiente.

Publicado el 23 de julio de 2021

Saber más vehículo eléctricosostenibilidad
23 de julio de 2021
Compartir este mensaje

Artículos relacionados

SostenibilidadRenting y cuidado medioambiental: cifras que hablan16 septiembre - Tiempo de lectura 3 minArrowRight
SostenibilidadUna economía mundial más verde28 abril - Tiempo de lectura 2 minArrowRight
SostenibilidadLas ventajas de una flota eléctrica para las empresas12 mayo 2020 - Tiempo de lectura 2 minArrowRight