Que no te sorprendan los costes reales del mantenimiento de tu flota

12 de mayo de 2019

Las empresas que contratan soluciones de renting lo hacen, en muchos casos, atendiendo a una única variable: su coste de contratación.

De lo que no todas las empresas son conscientes es de que ese coste de contratación es solo una parte del Coste Total de Movilidad y que, al desembolso de adquisición y gestión de los vehículos, tarde o temprano deben sumar una serie de gastos “secundarios”: los de mantenimiento, revisión y neumáticos.

Para no sorprendernos con estos costes debemos de tener en cuenta los siguientes aspectos:

Antigüedad de la flota

Si cuentas con una flota de vehículos en propiedad sabrás que, con el paso de los años, el coste de las unidades se amortiza más; pero cuanta mayor sea su antigüedad, más habituales serán las averías, los tiempos de inmovilización en taller y el consumo.

Los vehículos de entre 0 y 2 años de antigüedad suelen sufrir tan solo un 2% de intervenciones, mientras que aquellos de más de 10 años se ven expuestos a pasos por taller en un 51% de los casos, disparando así los costes de mantenimiento de la flota.

Llegado el momento, consulta con tu proveedor de soluciones de movilidad para valorar la renovación de tu flota al menor coste posible.

Selección del talleres

Una labor más compleja de lo que parece, pues de esta elección dependerá la cuantía que alcancen dos costes clave como son:

  • Mano de obra: suponiendo en el caso de primeras marcas un encarecimiento considerable y cerca del 30% de los costes de mantenimiento.
  • Tiempo de inmovilización: un coste indirecto que afecta a la productividad del conductor y, por tanto, su rentabilidad de cara a la empresa para la que trabaja.

En este sentido, a la hora de escoger un proveedor de renting es fundamental que tengas en cuenta la red de talleres con la que está asociado, estudiando si:

  • Cuenta con un volumen suficiente de talleres en el territorio donde operan sus clientes.
  • Supervisa que los presupuestos de reparaciones y mantenimiento se corresponden con los costes pactados.
  • Garantiza unos tiempos de inmovilización mínimos de los vehículos, reduciendo así la estancia en taller de los mismos.
  • Las intervenciones no son solo correctivas sino también preventivas, asegurando que el coche sale del taller con todas las reparaciones necesarias hechas y no deberá volver (salvo causas puntuales) hasta la próxima revisión periódica.

Tipo de repuestos que se emplean para su vehículo

El cambio de neumáticos es el coste principal de mantenimiento de una flota (60%). Un coste que, además, admite ahorros de hasta un 25% si confías su elección a tu proveedor de renting o contratas un servicio de sustitución de neumáticos ilimitado.

Por todo ello, cuando te enfrentes a la decisión de a quién confiar la gestión de tu flota, conviene tener claro que el coste de la misma no solo corresponde al kilometraje de los vehículos o la adquisición de los mismos.

Estos tres costes “ocultos” pueden suponer un aumento considerable del Coste Total de Movilidad de tu flota. Por eso, no dudes en solicitar una asesoría previa a la contratación de tus soluciones de movilidad. Este gesto, simple y sin coste adicional, está permitiendo a los clientes de LeasePlan ahorrar hasta un 22% de su coste total destinado a adquisición de flota de vehículos.