19 de mayo de 2020

A medida que salimos del confinamiento, es evidente que las formas en que solíamos trabajar, consumir y viajar han cambiado radicalmente. La crisis actual ha impactado profundamente nuestra salud y bienestar económico, pero también nos obliga a reexaminar profundas creencias.

Para nuestros clientes y conductores, la movilidad debe seguir siendo tan accesible, segura, sostenible, conveniente y asequible como sea posible. Pero sus necesidades también serán diferentes ante la incertidumbre económica y la posibilidad de nuevos confinamientos. Además, menos empleados estarán dispuestos a desplazarse por carreteras llenas de gente o en el transporte público.

No cabe duda de que se necesitarán nuevos instrumentos y enfoques para atender las necesidades de movilidad de la sociedad en los próximos años. He aquí cinco tendencias clave que definirán el panorama de la movilidad después de la Conferencia de Copenhague:

 

1. Flexible, sin fisuras e integrado

Las empresas y los conductores se inclinarán cada vez más por contratos más cortos y flexibles o programas de suscripción de movilidad que ofrezcan un mínimo de paradas o puntos de control. Aumentará la presión para que se desarrollen servicios integrados a través de centros digitales de transporte multimodal (coche, moto, bicicleta y transporte público) para resolver las conexiones de primer y último kilómetro. El uso compartido de vehículos podría ser una parte importante de este mix, pero debe ser capaz de garantizar altos niveles de higiene.

 

2. Los usuarios son lo primero

Se utilizarán perfiles de preferencias digitales, licencias de conducir digitales y reconocimiento biométrico, facial y de temperatura de los individuos para aumentar el rendimiento, mejorar la seguridad y ofrecer una mejor experiencia al usuario. La innovación será fundamental para desarrollar interfaces digitales que ayuden a los usuarios a gestionar una serie de opciones de movilidad (en cualquier momento y en cualquier lugar), y sus costes.

 

3. Seguro y sostenible

Garantizar la salud y la seguridad de los usuarios será una prioridad máxima en todas las formas de transporte. Los empleadores, los gobiernos y los proveedores de movilidad tomarán medidas firmes para proteger a los pasajeros de los entornos de alta concentración de personas y se asegurarán de que los vehículos sean higiénicamente seguros. También aumentará la presión social en favor de la movilidad de baja y cero emisiones para ayudar a mejorar la calidad del aire local y hacer frente al cambio climático.

 

4. Inteligencia artificial

Los ecosistemas de movilidad integrados utilizarán la inteligencia artificial (IA) para aprovechar el poder de los datos, el análisis y la tecnología en la nube. Esto ayudará a reducir el tiempo de viaje, gestionar la congestión, mejorar la seguridad y el cumplimiento de la normativa, apoyar el control del tráfico y permitir la elaboración de políticas dinámicas.

 

5. Asociaciones entre el sector público y el privado

El auge de los centros de transporte multimodal impulsará la necesidad de que las organizaciones privadas y públicas aprovechen la experiencia y los datos de cada una. Las coaliciones público-privadas acelerarán el desarrollo de soluciones multimodales más seguras y eficientes, así como las innovaciones de vehículos autónomos y conectados.

Cómo puede ayudar LeasePlan

Los experimentados consultores de LeasePlan están especializados en las complejas dinámicas del mercado de la movilidad de hoy y de mañana. Pueden proporcionar asesoramiento, formación y soluciones a medida para satisfacer sus necesidades de movilidad. Pregunta a tu persona de contacto de LeasePlan para obtener más información.