ventajas ahorro tarjeta combustible

Tarjeta combustible: Qué es y qué ventajas tiene para la gestión de flotas

Tiempo de lectura 4 minGestión de Flotas
Una tarjeta de combustible para flotas es una solución ideal para repostar carburante en los vehículos, ahorrando en cada litro repostado, y llevando un control claro y concreto del gasto. Además, mejora la eficiencia, reduce los costes y facilita el trabajo, tanto de los conductores, como de la persona responsable de la gestión de la flota.
Compartir este mensaje

La forma más fácil y económica de repostar tu flota

El combustible es uno de los gastos de mayor peso en la gestión de una flota. Es el recurso básico para el funcionamiento de los vehículos y unos precios elevados pueden representar un importante desequilibrio en el balance de gastos. Una solución para mantener controlado los repostajes son las tarjetas de combustible para flotas, pero ¿qué son exactamente y cuáles son sus ventajas?

Descubre todo lo que puede aportar una tarjeta de combustible a una flota, tanto de pequeña como de mediana empresa, y cómo se puede convertir en una herramienta de gran utilidad en la gestión de flotas. Esto, unido a soluciones prácticas como el renting de flotas, permite obtener el mejor rendimiento de los recursos disponibles, reducir los gastos de la compañía y mejorar la dinámica de trabajo.

¿Qué es una tarjeta de combustible para flotas?

Una tarjeta de combustible es, básicamente, un método sencillo de pagar el repostaje de carburante de los vehículos que conforman una flota. Con estas tarjetas, los conductores pueden repostar combustible en una amplia red de gasolineras asociadas, obteniendo un ahorro determinado en céntimos por litro, o una tarifa fija, que no se ve afectada por las fluctuaciones en los precios de la gasolina y el diésel.

Pero, una tarjeta de combustible para flotas es algo más que una solución de pago para empresas de transporte. En algunos casos determinados, permite el pago de peajes y adquirir ciertos productos o servicios en las gasolineras, ya sean lavados, artículos para el mantenimiento del vehículo, o cualquier otro bien disponible en la tienda de la estación de servicio.

A diferencia de una tarjeta de crédito convencional, una tarjeta de combustible es un método seguro y más eficaz de pagar por lo que ha sido contratada: los repostajes. Estas tarjetas se pueden asignar a un conductor concreto o a un vehículo, lo que permite tener un mayor control del gasto. Además, permite fijar un límite diario o semanal, algo que se traduce en una ventaja para la gestión de flotas.

Las tarjetas de combustible para flotas son una solución perfecta para aportar capacidad de ahorro al negocio, facilidades de pago, eficiencia a la flota, y seguridad al negocio y los conductores.

Ventajas de ahorro

La mayor ventaja de una tarjeta de combustible en una flota es el ahorro y el control de los gastos asociados al combustible. Con una tarjeta de combustible se puede mejorar la eficiencia en el consumo de los vehículos de tu flota. Al asignarla a un conductor o un vehículo, se puede detectar qué trabajador consume más carburante, o si una furgoneta necesita una reparación para solventar este aumento del consumo.

De igual modo, las tarjetas de combustible también ofrecen un mayor control de la contabilidad, ya que reúnen las facturas de repostaje en una sola y permiten su comparación y análisis. Para un gestor de flotas, esta solución de pago facilita mejorar la eficiencia de las rutas, reducir el kilometraje necesario para cumplir con los repartos y deducir el IVA de las carburantes con las facturas.

Para el trabajador, estas tarjetas de combustible facilitan sus funciones. Por un lado, no es necesario llevar grandes cantidades de efectivo para realizar los pagos. La tarjeta lo simplifica todo, reduce los tiempos muertos y aumenta la productividad del conductor. Por otro, permite localizar las estaciones de servicio a través de aplicaciones móviles. Esto facilita la planificación de la ruta en base a estos futuros repostajes.

Beneficios para la gestión de flotas

Además de ventajas de ahorro y facturación, las tarjetas de combustible aportan beneficios para la gestión de una flota. Aunque el uso de una tarjeta de gasolina supone el pago de una pequeña tasa anual, los ahorros en combustible y la mejora de la eficiencia en la flota sufragan este gasto.

Con las tarjetas de combustible de LeasePlan podrás acceder a través de My Fleet a informes de consumo de combustible. Esta herramienta es útil para la gestión de flotas, facilitando las funciones de la persona responsable. Permite consultar el gasto de cada tarjeta asociada a un conductor o vehículo, si se hace un mal uso de los recursos de la compañía y brinda acceso a todas las facturas en un mismo lugar.

De igual modo, una tarjeta de carburante permite al gestor adelantarse a cualquier alteración del gasto en combustible derivado del incremento de los precios. Con la tarjeta de combustible de flotas de LeasePlan se puede establecer un límite máximo de gasto en combustible, lo que permite tener un mayor control en todo momento.

Una tarjeta de combustible es tan solo una de las herramientas útiles que tiene a su disposición un gestor de flotas. Descubre con LeasePlan más acerca de cómo gestionar los costes de tu flota y cómo el renting para flotas puede ayudarte a hacer un uso más eficiente de tus vehículos.

¿Por qué elegir el renting?
Publicado el 9 de junio de 2022

9 de junio de 2022
Compartir este mensaje

Artículos relacionados

Noticias
Nissan lanza con LeasePlan “personal renting”, una solución a medida para el cliente particular02 julio 2020 - Tiempo de lectura 3 minArrowRight
Noticias
CEAJE y LeasePlan firman un acuerdo de colaboración dirigido a facilitar la movilidad de los jóvenes empresarios17 julio 2018 - Tiempo de lectura 1 minArrowRight
Noticias
Vivanta confía en LeasePlan y apuesta por el renting de vehículos como vía para optimizar su movilidad02 enero 2018 - Tiempo de lectura 1 minArrowRight