Equipamiento adicional del vehículo: ¿Qué deberían tener en cuenta los gestores de flota?

Tiempo de lectura 6 minGestión de Flotas
Una vez escogido un vehículo, surge la siguiente pregunta: ¿Qué equipamiento adicional escoger? En este artículo, pondremos el foco sobre los imprescindibles del equipamiento y descubriremos cuáles son los factores que marcan la diferencia. Además, echaremos un vistazo a las implicaciones fiscales, las diferencias regionales y el impacto sobre el Coste Total de Propiedad (CTP).
Compartir este mensaje

Comencemos por lo básico. Al hablar de equipamiento, podemos diferenciar entre el equipamiento opcional y los accesorios. El equipamiento opcional se instala en fábrica, mientras que los accesorios suelen añadirse tras la inscripción del vehículo. 

El equipamiento opcional frente a los accesorios

El equipamiento opcional puede tener un impacto impositivo, ya que está sujeto tanto al IVA como a posibles impuestos al lujo, o considerarse prestaciones en especie para el conductor. En ocasiones (como es el caso en Países Bajos), los accesorios están exentos de impuestos al lujo y a prestaciones en especie, por lo que puede resultar interesante instalar cuanto más equipamiento mejor después de la inscripción del vehículo. Esto puede tener un alcance más amplio de lo que uno pensaría inicialmente: «Accesorio» no se refiere únicamente al típico enganche para remolque, sino que también se pueden considerar «accesorios» extras como la instalación de lunas tintadas, sensores de estacionamiento o asientos de cuero que, tras la inscripción del vehículo, pasarán a considerarse accesorios.

El número de opciones está aumentando

Los consumidores tienen cada vez más opciones de equipamiento adicional para elegir. Análisis externos  realizados en Alemania sugieren que el número de posibles combinaciones a la hora de configurar nuestro vehículo ha crecido un 11 % anual durante los últimos 20 años, prácticamente. Esto se debe en cierta medida a la irrupción en el mercado de nuevos modelos, pero este aumento, principalmente, puede atribuirse a las nuevas funciones y niveles de equipamiento , así como a las estrategias implementadas por los fabricantes en torno a la oferta de paquetes de opciones. 

La escasez de semiconductores actual es un desafío cada vez mayor, a la luz del creciente número de funciones disponibles y niveles de equipamiento que los consumidores tienen a su alcance. Las opciones de equipamiento a menudo precisan del uso de semiconductores (ya sea en techos solares, asientos eléctricos, asistentes de carril, etc.). Además, los fabricantes aplican estrategias, según las cuales optar por un paquete de equipamiento u otro puede requerir la adición de otras opciones, lo que aumenta a su vez la cantidad necesaria de semiconductores. En el mismo sentido, conviene observar que cuanto más específico y exhaustivo sea su pedido, más probabilidad hay de retrasos en la entrega del vehículo. 

Las características generalmente se despliegan desde los vehículos más grandes o más premium hasta los segmentos más pequeños. Mientras que los airbag y ABS eran una rareza cuando aparecieron por primera vez, hoy en día no pueden faltar en ningún automóvil. Lo mismo puede decirse de los sistemas de navegación, aunque los análisis externos  están mostrando novedades interesantes en este sentido. La oferta de sistemas de navegación en los segmentos A y B parece haber alcanzado su punto más alto en un 50 %, siendo superada por la integración de teléfonos inteligentes, que ahora se ofrece en casi el 70 % de las configuraciones.  

Diferentes preferencias de equipamiento entre regiones

No hace falta ser científico para entender que los asientos calefactados son menos necesarios en el sur de Europa que en los países nórdicos. Según estudios externos , los países del centro y norte de Europa prefieren vehículos mejor equipados mientras que, en los países del sur y este, los consumidores se muestran más sensibles a los precios. Hay que decir que debido a esta sensibilidad a los precios en el sur de Europa, los vehículos de segunda mano bien equipados se venderán claramente más rápido, ya que hay menos en oferta.

Gracias a sus análisis propios, LeasePlan conoce bien las diferencias entre países. En las doce regiones incluidas en el análisis (Austria, Bélgica, República Checa, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Polonia, Rumanía, España, Suiza, Reino Unido), el porcentaje medio de equipamiento opcional incluido en el precio neto de catálogo es de alrededor del 10 %. Dado que el precio medio neto de catálogo ronda los 35.000 €, esto implica que a la inversión requerida se le añaden 3.500 € adicionales.

Países como Alemania, Austria y Suiza obtienen puntuaciones iguales o superiores al promedio. 

Sjoerd Brenters, director de servicios de consultoría internacional de LeasePlan, reflexiona sobre este punto: 

Alemania es un país típico en el que los empleados valoran la posibilidad de agregar opciones adicionales al configurar su vehículo. Nuestros datos externos de referencia también confirman que casi la mitad de las empresas de Alemania permiten algún tipo de "negociación de mejora”. Esto puede implicar una simple actualización del modelo (por ejemplo, de un Golf a un Passat) o agregar equipamiento opcional. Además, más del 20 % de las empresas que permiten este tipo de negociación de mejora no establecen ningún límite. Esto significa que el conductor puede seleccionar un vehículo dentro de su categoría laboral, y a partir de ahí agregar el equipamiento que desee.

El equipamiento adicional y su impacto en el CTP

LeasePlan observa que son muchos los ejemplos en los que el porcentaje del equipamiento adicional sobre el precio de catálogo neto está en los dos dígitos. Por ejemplo, el Mercedes Clase S (106.000 €), con 39.000 € adicionales en equipamiento. Pero también el más accesible Volkswagen Passat, por 38.000 € (más 26.000 € en extras). 

El equipamiento adicional juega en liga a propia a la hora de determinar el valor residual. Algunos extras pueden suponer una inversión adicional pero mantener el CTP relativamente estable. Aunque esto no es muy común, se puede pensar en, por ejemplo, la pintura metalizada, ya que se protege mejor la pintura y los vehículos con pintura metalizada son más demandados, algo que mejora su valor residual. 

La mayoría de las veces, el equipamiento adicional elevará el CTP. Y no hay una forma única de comprender su impacto sobre el CTP mensual. Por supuesto, dependerá del tipo de extra (por ejemplo, un techo solar frente a ruedas más grandes). Pero existen variables como la marca, el modelo y el país que también afectarán el valor residual de ese equipamiento opcional en concreto.

Parece que a las marcas premium se les da mejor la ampliación de equipamiento en sus ventas. Audi, BMW o Mercedes marcan el camino tanto en términos absolutos como relativos, y los conductores de estas marcas suelen añadir aproximadamente un 15 % en extras. La única marca que no es premium que está en línea con estos números es Seat que, con un 8 %,  curiosamente supera a Volkswagen, perteneciente también al grupo VAG. Por su parte, los conductores de Renault, Toyota, Peugeot y Citroen se muestran mucho más modestos a la hora de adquirir extras, situándose en un rango de entre el 2 % y el 5 %.

Sjoerd BrentersDirector de servicios de consultoría internacional de LeasePlan

Implicaciones para los gestores de flota

Desde la perspectiva de los gestores de flota, el tema del equipamiento adicional está estrechamente relacionado con la política de vehículos de la empresa y el presupuesto que se maneje en la partida de alquiler de vehículos. Hay dos aspectos específicos que deberían incluirse en la política de vehículos:

  1. Una matriz de vehículos que incluya los presupuestos máximos
  2. Un límite explícito para la negociación de mejoras

La matriz de vehículos es una descripción general que identifica a qué vehículos pueden optarse desde cada categoría laboral, así como cuál es el presupuesto máximo que lo acompaña. Un ejemplo sería el caso de un director comercial en Alemania, con un presupuesto máximo de 750 € mensuales. El límite para la negociación de mejoras se puede expresar en porcentajes máximo del presupuesto mensual o bien en una cantidad máxima fija. O, como ya mencionamos, sin límites, pero esto no se recomienda.

En resumen

  • Los consumidores tienen cada vez más opciones de equipamiento adicional para elegir. Esto se debe en parte a la llegada al mercado de nuevos modelos, pero principalmente a las nuevas características, así como a las estrategias de paquetes opcionales y de líneas de corte implementadas por los fabricantes.
  • Como los distintos extras precisan de semiconductores, la escasez actual de chips supone un desafío cada vez mayor a la luz del creciente número de funciones disponibles y niveles de equipamiento que los consumidores tienen a su alcance. Cuanto más específico y exhaustivo sea su pedido en términos de equipamiento, más probabilidad hay de que la entrega del vehículo se retrase más.
  • El equipamiento adicional juega en liga a propia a la hora de determinar el valor residual. Algunos extras pueden suponer una inversión adicional pero mantener el CTP relativamente estable. La mayoría de las veces, el equipamiento adicional elevará el CTP.
Publicado el 14 de diciembre de 2021

14 de diciembre de 2021
Compartir este mensaje

Artículos relacionados

Gestión de FlotasMantente al tanto de la gestión de flotas con una política de vehículos actualizada23 febrero 2021 - Tiempo de lectura 2 minArrowRight
SostenibilidadEléctrico, Hibrido o Enchufable09 febrero 2021 - Tiempo de lectura 1 minArrowRight
SostenibilidadActualización sobre el Pacto Verde Europeo07 octubre 2020 - Tiempo de lectura 5 minArrowRight